Esta vivienda unifamiliar no requiere un mayor programa adicional que una vivienda convencional; dormitorios, áreas de servicio y un lugar de común de reunión.

La consideración para este proyecto y su principal particularidad consiste en poder emplazar esta vivienda en un contexto rural pero en un terreno muy acotado.

Es así que su distribución logra colonizar parte del terreno generando distintos vacíos para poder vincular sus programas interiores con los distintos patios propuestos. Cada uno de ellos responde a una necesidad particular; un antejardín de acceso y estacionamientos, un patio de servicios y un patio de mayor superficie para actividades comunes y de esparcimiento. De esta manera se constituye una planta en forma de “T” la cual permite independizar los programas públicos de los privados en las diferentes alas y vinculando cada uno de ellos a su propio patio.